“Le Droit Humain” Internacional

Logo: Ordre Maçonnique Mixte International Le Droit Humain

Varias logias que trabajan bajo los principios de una sola constitución conforman una “Obediencia” o agrupación masónica.

El siglo XIX fue el campo de lucha para la extensión de los derechos, incluido el acceso de las mujeres a los derechos civiles.

El 14 de enero de 1882, la periodista, Maria Deraismes, se convirtió en la primera mujer en ser presentada en la francmasonería en una logia masculina. Pero será necesario esperar once años, es decir, el 4 de abril de 1893, para que María Deraismes y el doctor Georges Martin, masón y feminista, creen la primera logia masónica mixta de “Le Droit Humain”  (Derecho Humano) en París. Fue un evento revolucionario en el mundo masónico  donde  “No hay mujeres”.

De esta logia nacerá el “L’Ordre Maçonnique Mixte International Le Droit Humain” en 1901, que afirma en sus estatutos la igualdad del hombre y la mujer por primera vez en una Obediencia. Los otros grandes principios son: el internacionalismo, la continuidad iniciática del 1 ° al 33 ° grado según el ” Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, así como el rechazo de cualquier dogmatismo.

Hoy,  “Le Droit Humain” reúne alrededor de 30,000 miembros, presentes en unos  60 países, en los cinco continentes. Está compuesto por francmasones, hombres y mujeres unidos fraternalmente, sin distinción de orden étnico, filosófico o religioso.

Sus pensamientos  se basan principalmente sobre:

  • Simbolismo
  • Problemas sociales

El fundamento de la Orden

Los primeros tres artículos que componen “L’Ordre Maçonnique Mixte International Le Droit Humain” son:

  • La Orden afirma la igualdad de hombres y mujeres y quiere que lleguen a todo el mundo para beneficiarse por igual de la justicia social, en una humanidad organizada en sociedades libres;
  • Compuesto por hombres y mujeres francmasones, unidos sin distinción de orden social, racial, étnico, filosófico o religioso, la Orden impone un método ritual y simbólico para lograr este objetivo;
  • Respetuoso del secularismo, de todas las creencias, sus miembros buscan, sobre todo, realizar en la tierra y para todos los seres humanos, el máximo desarrollo moral, intelectual y espiritual.