Objetivos

Los objetivos de la Masonería son:

  • Reunir personas muy diferentes alrededor de un mismo ideal;
  • Pedirles que sean solidarios los unos a los otros y que extiendan esta solidaridad a otros seres humanos;
  • Unir lo que está disperso con el fin de reflexionar mejor y actuar juntos.

Esos son los objetivos de la Masonería, uno de los raros movimientos que optan tanto por el desarrollo individual, espiritual, psicológico y moral, como por una reflexión sobre la sociedad.

Lo que la Masonería no es…

 

No se trata ni de una religión, ni de un club social, ni de una cámara de comercio, ni de una terapia.

El secreto

Desde su origen, la Masonería ha sido calificada muy a menudo de « sociedad secreta »

Si algunos francmasones desean permanecer secretos respecto a su pertenencia masónica, ello se debe a las interpretaciones erróneas de mentalidad estrecha, intolerante, extremista o integrista, que dan a la Masonería una falsa imagen susceptible de perjudicarles.

Si cada francmasón tiene la posibilidad de darse a conocer como tal, no puede en ningún caso, desvelar la calidad de masón de otros miembros.

Por lo tanto, la Masonería es principalmente discreta.

Los temas

Los temas que tratamos

¿De qué hablamos en una reunión?

Los temas son variados y se dividen en dos categorías distintas.

En primer lugar, cada uno está llamado a abordar el simbolismo que se le propone. Diversas herramientas utilizadas por los masones operativos se presentan al neófito desde su entrada en Logia. Posteriormente, se le pedirá reflexionar y compartir con los otros masones de su logia sobre las diferentes interpretaciones y sobre la utilización que hacen de ellos en su vida diaria.

En segundo lugar, los temas sociales se discuten también en logia con el fin de compartir opiniones, a menudo contrarias; y de cuestionar ideas preconcebidas con la finalidad de confrontar las ideas.

Finalmente, el verdadero desafío es el de unir los dos aspectos en nuestra reflexión, el simbólico y el social.