Preguntas comunes

¿La Masonería es una secta o una religión?

Ni lo uno ni lo otro. La Masonería es ante todo una escuela de despertar individual donde la duda es permitida e incluso fomentada. Su combate por la tolerancia y por la fraternidad basada sobre el respeto del prójimo impide manipular a sus miembros que son libres en todo momento de irse, contrariamente a las sectas. De hecho, es más fácil dejar la Masonería que entrar en ella, y ninguna libertad individual es vejada. No siendo dogmática, la Masonería no puede ser asimilada a una religión cualquiera. Además, ninguna creencia o divinidad forma parte de las exigencias para solicitar la admisión a la Masonería liberal. La libertad de pensar se alienta con el fin de trabajar de forma conjunta en la emancipación del espíritu humano. Lo cual puede resumirse así: “Provocar y no imponer, sugerir sin proclamar, interrogar en lugar de responder”.

¿La masonería es oculta o esotérica?

Ocultar quiere decir esconder. La Masonería no tiene nada de oculta en sí, salvo para los profanos. Sus símbolos son desvelados poco a poco a los iniciados que con el tiempo y el progreso pueden aprenderlo todo. Es cierto que una cierta discreción se pide con la intención de no demostrar demasiado pronto lo que debe desvelarse a su debido tiempo y lugar, para anular el efecto sorpresa necesario a toda iniciación.

La etimología hace del esoterismo la doctrina de las cosas interiores, ocultas y espirituales por definición. En ese sentido, se puede concluir que la Masonería es esotérica ya que su enseñanza se profesa en el interior de una organización iniciática que se abre a estados de conciencia superiores que pueden aparentarse a la metafísica.

¿Es necesario formar parte de una élite o de un club?

¿Una élite o un club de reflexión? Es una idea seductora que corresponde a cierto grado de realidad, como la que la Masonería es un foro de discusión y de elaboración de ideas sobre todas las grandes interrogantes del día, sociales, culturales, éticas y mismo políticas en el sentido más amplio, es decir, no partidista. El trabajo dentro de las logias permite la información y el fomento de la discusión, más no permite hacer una síntesis de un “pensamiento” o de una “realidad” masónica: La Masonería no propone un modelo de sociedad. Los masones son personas muy diversas, culturales y estructurales, y demasiado respetuosas del prójimo, de buscar imponer una “síntesis masónica” necesariamente reductora de esta diversidad.

Es conveniente reiterar que el verdadero secreto es lo vivido por cada uno, y que por ese motivo, es incomunicable.